#RevoluciónDigital: ¿La abortada 3ª revolución industrial?

Hace algunos días estuve escuchando una ponencia TED de Robert Gordon, respecto al mínimo impacto real que han generado las tecnologías digitales en la sociedad y en nuestra vida diaria; Haciendo una comparativa con la segunda revolución industrial, y tomando como referencia la constante desaceleración de crecimiento económico estadounidense, el Sr. Gordon afirma en resumen estas tres premisas:

  1. La revolución digital está sobrevalorada.

  2. La revolución tecnológica de verdad, se dio a fines del siglo XIX y principios del XX, con la electricidad, el teléfono y el automóvil.

  3. El crecimiento económico jamás volverá a los niveles que hicieron posible aquellas innovaciones.

Pero, ¿Quién es Robert Gordon?… Hace poco publicó un extenso ensayo llamado: The rise and fall of american growth (Auge y caída del crecimiento americano), el cual le valió la entrada inmediata en las conversaciones de una variada gama de personas influyentes, Obama y sus asesores incluidos. Este economista estadounidense, ha centrado su temática y teorías en el hecho de que la revolución prometida por la innovación y medios digitales nunca llegó… Y, para ser sinceros, con argumentos bastante contundentes:

  • Las ampolletas, la electricidad y el alcantarillado supusieron un cambio en la calidad de vida mucho mayor que el de los celulares o redes sociales.

  • El crecimiento del PIB las ultimas 3 décadas, ha ido ralentizando y decreciendo de forma constante. La economía digital crea más desempleo y no genera crecimiento económico y social, si no que sólo concentración de riqueza para los pocos que han podido explotarla.

Dicho esto, debo mencionar que no comparto del todo esta visión pesimista de la Revolución Digital, sin embargo, no deja de ser cierto que la 3ª revolución industrial no está rindiendo los frutos prometidos, o al menos, no todavía. Basta con darle una ojeada al Índice País Digital, para ver que las TIC en Chile sólo generan el 3,4% del aporte al PIB, siendo las empresas, las organizaciones con mayor retraso de avance digital, casi 2 años de diferencia respecto del mismo indice en usuarios finales.

Llevamos usando internet, computadores y teléfonos personales por más 20 años… pero ¿Cuánto hemos avanzado de verdad?

Entonces, ¿Es la era digital una pseudorevolución?

Por mi parte difiero de Gordon en un punto esencial, y es que toda visión depende del lente con que se le mire: Cabe preguntarnos: ¿Es acaso el crecimiento un paradigma de la riqueza?, ¿es la productividad el único indice válido para medir nuestra capacidad de ser útiles para la sociedad?… Si la educación que recibimos en el siglo XIX sigue la misma estructura de hace más de 100 años, ¿cómo pretendemos pedirle a las TIC que nos cambien la vida, si nosotros aún no hemos cambiado?.

Es innegable que los cambios generados por la segunda revolución industrial incrementaron la calidad y expectativas de vida, trajeron con ella el desarrollo de la industria y un acelerado crecimiento sin comparación a la fecha… Pero también es cierto que dicho crecimiento generó una concentración de la riqueza que no tiene nada que envidiarle a los gigantes tecnológicos, y lo sigue haciendo hasta ahora.

Para qué hablar del desastre ambiental y social generado por la industrialización masiva, el cual en sólo un siglo es uno de los principales responsables del cambio climático. Y acaso los obreros a principios del siglo XX no perdieron también sus empleos frente a las máquinas de producción en cadena?, acaso gran parte del incremento de la producción no fue producto la creación de sistemas económicos y bancarios basados en la deuda?, y la obsolescencia programada, la dominación del petróleo, etc, etc… Acaso nos somos esclavos de la cuentas de la luz y el agua?, acaso algo tan simple como lo que puedes poner en el plato para comer no depende del precio del petróleo?…

La revolución digital está siendo abortada, y la única forma de salvarla es darnos cuenta de que necesitamos cambiar paradigmas, de la misma forma que Ford dijo una vez que masificó el automóvil en vez de criar mejores caballos… Debemos cambiar el switch y comprender que las TIC no vinieron a mejorar la vida como la conocemos, vinieron a cambiarla.

Es cierto, la vida no es mejor por tener un teléfono móvil o estar conectado a Internet, por que las TIC no son el fin ni el objetivo, son sólo un medio.

Debemos darnos cuenta que el impacto de la tecnología está también en cambiar los esquemas éticos y sociales, ; Quizás Gordon da por muerta la Tercera Revolución Industrial, cuando en realidad aún no ha comenzado.

¿Quieres aprender más sobre Transformación Digital?… Síguenos en Facebook, Twitter o WordPress y recibe cada semana un nuevo artículo sobre el tema…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s