El nocivo culto por las ideas

mypreciusCada día me sorprendo más con aquellas personas con ideas interesantes y teorías dignas de desarrollar, que deciden guardarlas para sí con un celo tan excesivo, que llega al punto de rayar en paranoia.

Por que tener ideas -especialmente si son originales-, se ha convertido para muchos emprendedores en una verdadera fobia, un tipo de terror obsesivo a ocultarlas para evitar que cualquier otro saque provecho de su momento kármico de iluminación… Llegando al punto de arruinar su potencial sólo por no sacarlas a la luz.

Un detalle importante, esta fobia también genera otro “anticuerpo”, que puedes reconocer fácilmente en aquellos que viven diciendo a los demás “ya, pero tal o cual fulano ya hizo lo mismo…”; pretendiendo echar por tierra ipso facto tu proyecto bajo la premisa de que si no es original, no sirve… pero esto es falso.

Hemos sido engañados toda la vida; porque la realidad es que las ideas no tienen dueño, y que no hay valor en aquello que somos incapaces de llevar a la realidad.

El escritor polaco Stanislaw Lem, fallecido en 2006 dijo una vez: “Las ideas, como las pulgas, saltan de un hombre a otro. Pero no pican a todo el mundo”; explicando en una sola y simple frase que el resultado no está en la idea, si no en el acto, y que sólo algunos perciben su potencial y son capaces de realizarlas.

Debemos darnos cuenta que en realidad, cuando se nos ocurre una idea, no estamos creando un verdadero “original”, ya que nos guste o no, todo aquello que se nos pueda ocurrir proviene de las ideas de alguien más; todo lo que imaginamos, necesita como base el conocimiento generado por otras personas para convertirse en realidad.

Una idea sólo puede crecer cuando es compartida por muchas personas; si es buena y nadie la desarrolló antes, o si es capaz de mejorar a las que ya existen, ¿cuál es el motivo para dejarla morir?. Comunicar nuestras ideas no sólo permite desarrollarlas, sino que nos hace sentirnos más fuertes y motivados, nos permite ponerlas a prueba, corregir sus errores, remodelarlas y hacerlas cada día más fuertes.

Si ya tienes en mente una gran idea para resolver un problema, enamórate del problema, no de la idea…

www.identidaddigital.cl

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s